¡Estamos al aire!

Reproductor

Primera Plana

Evento completamente gratuito

Evento completamente gratuito

sábado, 31 de diciembre de 2016

Alto Comisionado de la ONU, interviene para acelerar investigación de papanteco que se encuentra desaparecido

PAPANTLA, VER.- A más de un mes de su desaparición, campesino de la localidad 20 de Noviembre, perteneciente a este municipio sigue siendo buscado por su familia, y es que lo último que supieron de él es que se dirigía a la ciudad de Tuxpan, ya que tenía audiencia en el Tribunal Agrario. Por lo anterior y en medio de su desesperación, el hijo del desaparecido ha solicitado la intervención de la Comité Contra de la Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.


Se trata de Porfirio Carreón Gómez, el cual desde hace algún tiempo enfrentaba problemas con su hermana y cuñado por una parcela, esto según la versión del hijo de éste, Mario Carreón, quien mediante una carta, detalla los hechos. 

“El día 28 de noviembre del presente año desaparecieron a mi padre, Porfirio Carreón Gómez, para despojarle de sus tierras. Sostenía un pleito legal con su hermana, Rufina o Ana Laura Carreón Gómez (usa dos nombres), y su cuñado, Guillermo Aguilar Santes, desde hace aproximadamente 3 años”. 

“Durante ese tiempo, mi padre fue objeto de vejaciones, tretas ilegales (incluyendo corrupción de autoridades) y amenazas de muerte. Incluso me manifestó reiteradamente el temor que dicha situación le infundía; sin embargo, nunca se mostró dispuesto a permitir que su propiedad le fuera arrebatada”, señala la misiva.




“La última vez que hablé con él, me hizo saber que en diciembre saldría la resolución de su caso, llevado en el Tribunal Agrario de Tuxpan, y que su abogado en esa ciudad, le había asegurado que resultaría favorable para él. Tres semanas después lo desaparecieron”, destaca Mario. 

“Cabe señalar que mi padre presentó un acta en la que denunciaba amenazas de muerte por parte de su cuñado y su hermana, en una asamblea mensual de ejidatarios (su parcela pertenece al ejido de Vista Hermosa de Juárez del municipio de Papantla). En su momento, me presenté, acompañando a los policías ministeriales comisionados para la diligencia correspondiente, en el domicilio del comisario ejidal, Anselmo Martínez Cruz, para solicitarle copia de dicha acta, pero éste se negó a proporcionarla. He confirmado esta versión con varios ejidatarios que presenciaron la lectura de dicha acta”, explica el documento.

“Presenté la denuncia correspondiente a la desaparición, el día 5 de diciembre en la Fiscalía Sexta de Papantla. Con incertidumbre y preocupación, he visto como mi caso, que por cuya naturaleza requiere celeridad y atención especial, ha sido manejado con lentitud y ciertas actitudes (por lo menos las de una funcionaria) que, me parece, enrarecen las investigaciones. Cuando presentamos la denuncia nos encontramos con que la Fiscalía manejaba información falsa sobre mi padre”, lamenta el tesista de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. 

Por cuestiones de distancia, ya que radica en el Estado de México, le resulta imposible atender directamente el caso. Hasta hace pocos días, una tía le apoyaba para realizar las diligencias que fueran necesarias para el caso. Sin embargo, ha manifestado que para ella la situación se ha vuelto peligrosa, pues los presuntos agresores de su padre siguen libres y ha recibido amenazas de forma indirecta que la hacen sentir vulnerable. 

“Mi familia y yo empezamos a sentir temor de siquiera dar seguimiento a nuestra denuncia y a las investigaciones correspondientes”, finaliza el texto.

Por lo anterior, la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, exhortó al estado para que antes del 13 de Enero de 2017, envíe información en relación al caso, pero además tome de inmediato las medidas urgentes que sean necesarias para buscar y localizar a Porfirio Carreón, pero además garantizar su seguridad física y psicológica.

Además se exhortó a las autoridades para que brinden información a los familiares del desaparecido sobre su suerte y paradero, pero además tomar las medidas necesarias para liberarlo, protegerlo y permitir que de inmediato entren en contacto con él. Además de permitir la participación éstos en los procesos de investigación, dándoles acceso a la información sobre la evolución y resultados de la búsqueda.