¡Estamos al aire!

Reproductor

Primera Plana

Evento completamente gratuito

Evento completamente gratuito

jueves, 29 de diciembre de 2016

Ballerina: Casi una típica historia marca Disney

En un año donde la animación ha atacado fuerte el mundo del celuloide, llega para finalizar este diciembre la cinta Ballerina (Barilarina) un filme francés-canadiense que podríamos llamar independiente y cuya dirección corre a cargo de dos novatos que se arriesgan con una propuesta muy convencional para incursionar en este gran rubro de la animación.


La historia está ambientada en el siglo XIX y la protagonista es una joven chica llamada Félicie, quien vive en un orfanato y desde pequeña ha tenido el deseo de convertirse en una bailarina. Junto con su mejor amigo Victor (un aspirante a inventor), viajará a París para asistir a la gran escuela de baile Opera Ballet y así estar más cerca de poder hacer sus fantasías realidad.

Una cinta llena de amistad y aventuras pero sobretodo con la bonita moraleja (adhoc al público) de que los sueños no son inalcanzables si pones tu corazón en ellos. Ya se imaginarán perfectamente el desenlace, ¿verdad? 


Tan simpática como predecible, Ballerina es un filme ligero que te hará recordar todos esos cuentos infantiles que te han contado, ¡pues sus clichés están por todos lados! La maestra estricta pero buena, el amigo incondicional, el galán de plástico, la rival odiosa y la alentadora enseñanza de que tener pasión por lo que haces es más importante que toda una vida de trabajo y práctica (juro que no es spoiler).

La cuestión aquí no es que la película sea carente de entretenimiento, sino el hecho de formular una historia que se ha narrado cientos de veces y que no aporta nada al espectador (incluso refiriéndose a un niño que seguramente ya lo había visto antes con alguna princesa), quedando sin algún valor agregado que le permita pasar a la posteridad como algo digno de recuerdo. 

Aunque como punto positivo podemos recalcar un humor característico de su tipo pero que no llega al exceso (resultando muy agradable), una desventaja muy notoria es la falta de música original que le resta muchos puntos al parecer fuera de lugar y no crear emotividad en los momentos en que es necesario.


En conclusión, la motivación para ver esta cinta no debería ser el hecho de ser un amante del género (pues su aporte es enteramente nulo), pero si por alguna razón hay que llevar a los hijos o sobrinos, le aseguro que sí podrá pasar un rato ameno con ellos para después salir con la dulce sensación de ya haber visto esa misma historia unas mil veces antes.