Reproductor

¡No te lo pierdas!

viernes, 6 de enero de 2017

Entre balaceras, saquearon a la media noche sucursales de tiendas en Misantla

Tomado de Alcalorpolitico.com

MISANTLA, VER.- En medio de balaceras por distintos rumbos de la población que se prolongaron al menos durante dos horas, con disparos que hizo tanto gente armada como la Policía Municipal, sin que en lo inmediato se supiera de víctimas o personas detenidas, fueron saqueadas en los primeros minutos de este viernes las sucursales de tiendas Soriana, Aurrerá, Coppel y Elektra, por cientos de personas principalmente joven que llegó de las distintas colonias, tras convocatoria que circuló en las redes y a través de mensajes en los teléfonos celulares. 


La acción comenzó poco antes de la media noche del jueves 5, cuando un grupo de gente llegó de manera casi simultánea a las tiendas Soriana y Aurrerá; en poco tiempo crecieron los grupos con gente encapuchada o cubriéndose el rostro con cualquier cosa, que se llevaba todo tipo de mercancía, por supuesto, televisiones, lavadoras, tabletas, así como productos diversos para el hogar. 


Mucha gente cargaba en los hombros lo robado hacia sus domicilios pero también están los que conducían camionetas y autos repletos de mercancía. Tras vaciar las dos primeras tiendas se fueron luego sobre la tienda Coppel y finalmente sobre la Elektra, sin que en algún momento cedieran las balaceras que se escucharon por todos los rumbos de Misantla; Incluso a las 2 de la mañana aún podían escucharse las ráfagas de disparos. 



Los participantes del saqueo fue gente de las colonias, quienes abrieron las tiendas con lo que pudieron y rompieron los cristales con palos o a pedradas, mismas que quedaron totalmente vacías y hasta en las calles podían verse restos de mercancía que se quedó tirado al correr de los vándalos y que luego fue pisada o arrastrada por los vehículos. Los habitantes del centro de esta romántica e histórica población se encerraron en sus domicilios ante el temor de que las cosas tomaran una dimensión mayor. 


En lo inmediato se desconoce lo que haya podido hacer o no la Policía Municipal que, por supuesto, trató en vano de dispersar a la muchedumbre enloquecida.