Reproductor

¡No te lo pierdas!

viernes, 20 de enero de 2017

xXx: Reactivated es un absoluto disparate, aún así debes verla!!!


xXx: Reactivated es un absoluto disparate. Pero ojo, es tan divertido y cumple tan bien su función como entretenimiento de usar y tirar, que pocas cosas se le pueden reprochar. Y es que se trata de una película honesta en sus intenciones.
Sabe de su delirio y lo explota de forma consciente. Tanto, que a veces puede resultar paródica de forma voluntaria; algo, por cierto, que le sienta de maravilla. La nueva aventura de Xander Cage funciona como un tebeo de acción sonado y trepidante que solo aspira a ofrecer un encadenado de misiones imposibles que poco o nada explican de sus personajes o de la situación actual de mundo.

No busquen lecturas sociopolíticas más allá de algunas de brocha gorda, ni historias de redención; aquí todo va de acrobacias, del más difícil todavía, y de saber quién es el más bueno haciendo caída libre desde un avión en marcha o, simplemente, repartiendo tortas. Y aquí aparecen unos cuantos que saben darlas.
Al dúo en llamas que forman Vin Diesel y Donnie Yen (comodísimo ya en Hollywood), se unen dos nuevos mamporreros oficiales: el tailandés Tony Jaa y el experto en artes marciales mixtas Michael Bisping. Vaya por delante que no todo es testosterona en la película; las mujeres también son protagonistas y saben defenderse.


Toni Colette, Deepika Padukone (estrella del cine Hindi que hace las Américas por primera vez), Ruby Rose (protagonista del mejor gag de la cinta: uno sobre los occidentales que visitan África para practicar la caza) y Nina Dobrev lucen al mismo nivel que sus partenaires masculinos. Otro punto a favor de un filme que podría superar sin problemas el Test de Bechdel (sí, han leído bien).
Cercana a la Cannon y a los direct to video de acción de los noventa pero, claro está, con un presupuesto millonario, xXx: Reactivated es también un resultón conglomerado de un buen número de títulos más recientes. Wanted, los James Bond de Daniel Craig, Los mercenarios de Stallone (la aparición de Ice Cube es calcada a la de Chuck Norris en la segunda entrega dirigida por Simon West), la saga Fast & Furious, Cara a cara de John Woo, o las Misiones Imposibles de Tom Cruise, son solo algunos de los espejos donde se mira la vacilona película de D.J. Caruso. Un director que aquí aprueba en su paso al actioner más descocado. Lo hace uniéndose a la fiesta y poniéndose al servicio de Diesel y Cía.

Caruso resuelve con oficio escenas delirantes e increíbles como la del surf con motocicletas (la mejor de todas), la persecución que tiene lugar en Detroit, o el bombástico clímax final en paralelo dividido en dos localizaciones: un avión despresurizado y una nave industrial. Si las secuelas que están por venir de xXx mantienen este espíritu de verbena, bienvenidas sean.

A favor: Donnie Yen, el humor loco que gasta y los chascarrillos de Diesel
En contra: Algunos deus ex machina demasiado exagerados